¿Un par de zapatos caros o muchos baratos?


Mucha gente piensa que la ropa cara es mejor, pero ¿están realmente en lo cierto?
Siempre hemos tenido ese dilema en la cabeza: me compro dos prendas buenas de vestir (que suelen ser caras) o me decanto por coger cinco (más baratas, obviamente).
Se podría decir que en el mundo de la moda y, más concretamente, de las compras, existen dos tipos de personas: las que prefieren ropa cara y las que se decantan por ropa barata. Todo esto, lógicamente, se extrapola al mundo de los zapatos. ¿Tú prefieres tener cuatro pares de zapatos caros ó una habitación llena de los propios baratos?

Obviando, el contexto económico en el que se encuentre cada uno, lo cierto es que siempre se ha tenido esa duda: práctico o exclusivo. Porque con el mismo presupuesto, te puedes decantar por una u otra postura. En nuestro caso, lo tenemos claro: preferimos la exclusividad. Nos encanta ser diferentes. Ojo, eso no significa que la ropa tenga que ser necesariamente cara, pero sí que rompa con lo establecido.

Y es que, el principal inconveniente que tiene la ropa barata es que normalmente siempre salen de los mismos comercios, por lo que todos parecemos que vestimos igual; que nos han diseñado con el mismo patrón. No es cuestión de gastarse grandes cantidades de dinero, simplemente saber buscar, para acabar encontrando. Por lo tanto, gástate el dinero que estimes oportuno en ropa y/o calzado, pero no seas uno más. Busca tu propio estilo y poténcialo.

Más, no siempre es mejor. Sobre todo cuando se trata de gastarse dinero. Así que, olvídate de tener cientos de prendas y/o zapatos en el armario. Selecciona unos que realmente te representen, que hablen por sí mismo de tu personalidad y expresen tu mejor versión. Y el resto que diga lo que quiera; a los conformistas les basta con ser uno más del rebaño. A nosotros no.

Piensa en el material del que está hecha la pieza de ropa, en cuestión. No importa si se trata de unos zapatos o camisa. Lo realmente importante es que te sientas cómoda con ella, que dure lo máximo posible y que te parezca que no hay otra que pueda superarla.

¿Caro o barato? PROPIO. Que nadie se compare contigo; pues TÚ no tienes comparación.