¡NO SIN MIS ZAPATOS!


zapatos vono

Tomarte un café recién levantado, escuchar esa canción que no dejas de tararear y enfundarte en unos buenos zapatos.
Tres cosas tan simples, tan cotidianas, como necesarias. Detalles que motivan, que llenan y que hacen que tu 'día a día' siempre empiece con buen pie.

Nos pasamos la vida buscando cumplir grandes metas, sin detenernos a pulir y disfrutar de esas pequeñas cosas que son las que realmente cimientan los mejores logros. Sentimos tanto miedo al fracaso que obviamos las oportunidades que la vida nos brinda. Barcos varados, tan acostumbrados a la calma que no supieron hacer frente a la tempestad. 

¿Qué más da que tengas que sufrir una tormenta? Rendirse no es una opción. Así que te calzas tus botas, sales a la calle y saltas sobre todos los charcos que la lluvia ha provocado. Porque de nada sirve resguardarte de la misma; es mejor sonreírle al mal tiempo, a perderlo. 

Sin miedo a nada. Y sí, el café podría provocarte insomnio, la canción te acabará aburriendo y tus zapatos se ensuciarán antes o después. Pero es que ese 'y si...' nos hace más daño que la peor de las consecuencias que pudiesen derivar nuestros actos. 'Unas veces se gana y otras se aprende', pero, en todas, se vive. Y de eso se trata.
Pues ese insomnio puede hacer que trabaje en cumplir las metas que antes sólo soñaba. Conocerás canciones que te vuelvan a alegrar el alma.
¿Qué importa que los zapatos se ensucien? Siempre es mejor una mancha de barro por haber disfrutado, a que cojan polvo en un armario.

Y es que sin darnos cuenta la vida pasa, sólo de nosotros depende que el café espabile, que la canción te anime y que esos zapatos te hagan caminar por el camino que realmente deseas.